.

Emilio Trinidad Lissón Chaves



Emilio Trinidad Lissón Chaves C.M. (*ArequipaPerú24 de mayo de 1872 - † Valencia,España24 de diciembre de 1961), fue un sacerdote vicentino y XXVII Arzobispo de Lima.


Nació en la ciudad de Arequipa, de una familia católica, siendo sus padres don Carlos Lissón Hernández y doña Dolores Chaves Fernández. Cursó sus primeros estudios en el Colegio San Vicente de Paúl, dirigido por el presbítero Hipólito Duhamel, y, terminados éstos, ingresó en al Seminario Mayor, donde cursó sus estudios filosóficos. Recibido en la Congregación de la Misión fundada por San Vicente de Paul, viajó a París en 1892, donde inició sus estudios filosóficos y teológicos.
Sacerdocio
Después de su ordenación sacerdotal en París (1894), volvió a Arequipa, donde se graduó en Ciencias en la Universidad Nacional de San Agustín, a la vez que desarrolló su labor sacerdotal en los apostolados propios de su Congregación. Fue profesor del Seminario diocesano de Arequipa. Pasó a Trujillo donde trabajó como profesor en el Seminario de San Carlos y San Marcelo.
Episcopado
A los 37 años, el Papa San Pío X le nombró obispo de Chachapoyas, siendo consagrado por el Arzobispo de Lima, Monseñor García Naranjo, en la Catedral limeña, el 19 de septiembre de 1909.
En 1911 visitó la Curia General de los Pasionistas en Roma, solicitando ayuda para el trabajo en la diócesis de Chachapoyas por lo que, en1913 llegaron 6 sacerdotes y 6 hermanos quienes trabajaron hasta 1918, desplegando una intensa labor misional en los territorios de su jurisdicción (los actuales departamentos de AmazonasSan Martín y Loreto).
En una biografía de Mons. Lissón escrita por el P. José Herrera C.M. con el título de "El obispo de los pobres", se cuenta que el Papa San Pío X al conocer el amplio territorio de la diócesis de Chachapoyas y su geografía le dijo: "Necesitas, hijo, más piernas que cabeza". A lo que Mons. Lissón contestó: "Santo Padre, afortunadamente lleno esa exigencia pastoral". Y se rieron ambos amablemente. Y en verdad era el obispo peruano de alta contextura.
Celebró en su jurisdicción eclesiástica cuatro sínodos (1911, 1913, 1916 y 1918) y desarrolló una gran labor social para los pobres. Y aún se afanó por introducir mejoras de orden material en su sede (reconstrucción de la catedral y el palacio episcopal, amén de la instalación de luz eléctrica y talleres mecánicos).
Ejerció el episcopado chachapoyano hasta 1918, año en que fue promovido como Arzobispo de Lima y Primado del Perú (25 de febrero), tomando posesión solemne de su nueva sede el 20 de julio de dicho año.
Trabajo episcopal en Lima
Digno de resaltar en la labor episcopal es su gran preocupación por las vocaciones sacerdotales y su formación. Vivía en el seminario para conocer mejor a sus seminaristas y siempre que estaba en él, les dirigía una plática por las tardes interesado vivamente por la vida espiritual de sus sacerdotes. Durante su gestión se crearon cinco seminarios menores para la educación primaria y secundaria, como el "Externado de Santo Toribio", confiado a los Hermanos de la Salle, que llegaron al Perú en 1922 ante su pedido personal en la Casa Generalicia de Bruselas en 1920. Entre los seminarios están los de CantaMoyopampa y Barranca. Promovió además la actividad y formación, de carácter más eclesiástica, del Seminario de Santo Toribio.
Tuvo una generosa dedicación a la enseñanza fiel del Magisterio de la Iglesia, y, personalmente o con sus directrices, impulsó la instrucción del Catecismo en toda su Arquidiócesis. En 1919 viajó a Roma para mover la intercesión papal en favor de los católicos de Tacna y Arica, provincias peruanas ocupadas por los chilenos. Igualmente, merece destacarse el importante papel que cumplió en la organización y dirección de varias asambleas episcopales, como el XVI Sínodo Arquidiocesano en 1926 y el VIII Concilio Limense en 1927.
Bajo la dependencia de la curia arzobispal fundó la Sindicatura Eclesiástica, para cautelar la administración de los inmuebles pertenecientes a las entidades eclesiásticas.
Auspició la fundación de la publicación católica La Tradición y la creación de la Acción Católica. No tuvo éxito en su proyecto de fundar la Universidad Católica "Bartolomé Herrera", por lo que brindó su apoyo a la creación de la Pontificia Universidad Católica del Perú fundada por el Padre de los Sagrados Corazones Padre Jorge Dintilhac SS.CC..
Promovió la creación de la Prefectura Apostólica de San Gabriel del Marañón, con sede en Yurimaguas, a cargo de los Pasionistas.
Otro hecho importante en la labor episcopal de Mons. Lissón fue su afán por la justa retribución salarial de los obreros y su esfuerzo por exigir mejores condiciones de vida y vivienda para los trabajadores. Fue un gran propulsor de la Doctrina Social de la Iglesia.
La gran piedad del pueblo de Lima hacia la Virgen María se puso de manifiesto en las solemnes Coronaciones Canónicas de las imágenes de la Virgen de la Merced en 1921 y de Nuestra Señora del Rosario de Lima en 1927, las cuales auspició. En 1922, tuvo a su cargo la bendición de las sagradas andas en plata maciza y oro del Señor de los Milagros de Nazarenas.
La consagración al Corazón de Jesús
Cada vez más lejanos del anticlerical siglo XIX, se iba gestando la necesidad de afianzar la influencia espiritual de la Iglesia en la vida social y política del Perú, para lo cual se hacía indispensable el apoyo oficial del Estado. Durante el gobierno de Augusto B. Leguía, Mons. Lissón procuró este acercamiento. En febrero de 1929, en ceremonia encabezada por la jerarquía católica limeña, el Nuncio Apostólico Gaetano Cicognani, otorgó al Presidente Leguía el título de "Caballero de la Suprema Orden Militar de Cristo".
También intentó la consagración oficial de la nación peruana al Sagrado Corazón de Jesús. Fue aprobada esta decisión por todos los obispos peruanos, y el 25 de abril de 1923, Mons. Lissón publicaba una Carta Pastoral explicando el significado de esta consagración nacional que iba a dirigir el presidente Leguía, en su calidad de “Patrono de la Iglesia en el Perú” y cuya fecha tendría en su decisión elegir. La oposición de movimientos de agitación operarios y estudiantiles, entre los que se destacaban Víctor Raúl Haya de la Torre y Luis Alberto Sánchez, fundadores del APRA, que se alzaron en contra del acto el día 23 de mayo, demostraron un furibundo odio anticatólico, logrando que, en medio del caos propiciado, el Arzobispo suspendiera la consagración el día 25.
Graves acusaciones
Se acusó a Mons. Lissón de querer legitimar la dictadura leguiísta usufructuando del reconocido sentimiento católico de las mayorías nacionales. Otra grave acusación en su contra fue la de malversar los bienes de la Arquidiócesis por haber invertido los fondos de las religiosas y del Cabildo en empresas que estaban dirigidas al fracaso económico. Es verdad que hizo esas inversiones, más con el fin de dotar a la arquidiócesis de una organización financiera que diera estabilidad económica ante los gastos de sostenimiento de sus instituciones.
En efecto, al otorgar su testamento en Roma, Mons. Lissón pudo declarar con toda verdad: "no debo nada al arzobispado de Lima ni a sus instituciones, pues jamás he dispuesto de ninguno de sus bienes para mi beneficio personal o el de mi familia". Vivió y murió pobremente. Y las acusaciones contra él ante el "Tribunal de Sanción Nacional" para castigar el enriquecimiento ilícito durante la dictadura leguiísta, fueron rechazadas.
Tras la caída del presidente Leguía y la toma del poder del teniente coronel Luis Sánchez Cerro, el nuevo Gobierno peruano presionó ante laSanta Sede para que Mons. Lissón fuera relevado del arzobispado, acusándolo de injerencias en política, mala administración y poca formación teológica. Obligado prácticamente a renunciar, Mons. Lissón abandonó Lima y marchó al destierro con dirección a Roma donde fue recibido por el Papa Pío XI, el 20 de febrero de 1931. Cuando quiso exponer al Santo Padre la verdad de los hechos, éste le respondió: "Usted no tiene nada de qué defenderse: no hay ninguna acusación canónica: yo he usado este procedimiento paterno para su bien y el de sus feligreses". Renunció entonces formalmente a su cargo de Arzobispo de Lima y su sucesor fue Monseñor Mariano Holguín como administrador apostólico entre 1931 y 1933, año en que asumió el cargo de Arzobispo de Lima Monseñor Pedro Pascual Farfán.
Algunos años después sus acusadores le pidieron perdón y reconocieron que sus imputaciones eran injustas. No obstante, no volvió más al Perú.

El Obispo de los pobres

El renunciado Arzobispo de Lima, y hecho Arzobispo titular de Methymna, pidió volver al Perú como "párroco de Chachapoyas o en alguna tribu de los indios". Pero fue desaconsejada su petición. En Roma se dedicó a recopilar documentación sobre la Historia de la Iglesia en el Perú, en los archivos del Vaticano. Se trasladó luego a España en 1940, continuando su labor investigadora en el Archivo General de Indias de Sevilla. A la par fue solicitado por el Cardenal Pedro Segura de Sevilla y Monseñor Marcelino Olaechea de Valencia, para que actuara como obispo auxiliar en ambas diócesis, en vista de la necesidad de personal, tras la guerra civil española, cuando fueron martirizados miles de sacerdotes y religiosos.
Bendijo la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas en sus Tres Caídas, el sábado 17 de marzo de 1945 en la Iglesia de la Milagrosa de Huelva. Actuaba de madrina doña Ana Reyes. Tras esta primera Función Principal de la Hermandad de las Tres Caídas (Huelva), se procedió a nombrársele Hermano Mayor Honorario.
En 1950, fue autorizado a volver al Perú con la condición de que residiera en Arequipa. Empero luego pareció más conveniente que siguiera con su eficaz labor de ayuda a los Arzobispos de Sevilla y Valencia, así como en otras diócesis. Realizó una impresionante labor pastoral y se ganó el cariño de innumerables fieles. Los gitanos andaluces le llamaron "Obispo Santo" y en la región levantina "el Obispo de los pobres".
Falleció el 24 de diciembre de 1961, en Valencia. Sus restos están sepultados en la Catedral de Lima desde 1991. En el año 2003 se inició su proceso de beatificación, que para el 2008 se hallaba ya clausurado en su fase diocesana.

Obra

  • La Iglesia de España en el Perú. Colección de documentos para la historia de la Iglesia en el Perú, que se encuentran en varios archivos (4 volúmenes en 22 fascículos, 1943-1947). Los beneficios que obtuvo de la publicación de esta monumental obra fueron destinados a becas de estudio para futuros sacerdotes de Perú.


Referencias Bibliográficas

  • Diez Esteban, Joaquín: Monseñor Lissón: Del destierro a su Catedral limeña. Publicado en el Suplemento Dominical del diario El Comercio de Lima, el 04/08/1991.
  • Linares Málaga, Fausto Monseñor Lissón y sus derechos al Arzobispado de Lima, Lima 1933.
  • Klaiber, Jeffrey Lockwood: La Iglesia en el Perú, Fondo Editorial PUCP, Edit.e Imp.Desa Lima, 1988.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 9. JAB-LLO. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-158-8




Javier de Belaunde Ruiz de Somocurcio




(*Arequipa, 18 de mayo de 1909 - Lima, 24 de junio de 2013) conocido como el león del sur[1] o el diputado de las provincias[2] fue un destacado político, abogado e historiador peruano. Elegido cinco veces diputado por Arequipa. Sufrió prisión política durante el régimen militar de Odría. Ocupó la cartera de Justicia en el primer gobierno del presidente Fernando Belaúnde Terry. Fundador del Frente Democrático Nacional, del Partido Social Republicano, de la Liga Democrática Nacional y del Partido Demócrata Cristiano.

Primeros años

Nació en Arequipa, el 18 de mayo de 1909. Hijo de Guillermo Javier de Belaunde Diez Canseco y Julia Ruiz de Somocurcio Vizcarra. Se casó con Carmela López de Romaña, con quien tuvo dos hijos: Javier e Inés. Pertenece a una familia de tradición política, su bisabuela fue sobrina de Francisco Javier de Luna Pizarro y su padre, primo hermano de Víctor Andrés y Rafael Belaunde Diez Canseco, quienes lo influenciaron. Este último es padre del ex presidente Fernando Belaúnde Terry.

En 1911 se traslada con su familia al Distrito de Uraca, en la Provincia de Castilla, donde asiste a la escuela elemental. En 1922 retorna a la ciudad de Arequipa, culmina la primaria en el Colegio San José y la secundaria en el Colegio Seminario de San Jerónimo.

Ingresó a la Universidad Nacional de San Agustín en 1930 donde optó por el grado de bachiller en letras y en derecho en 1933 y 1937, respectivamente. Postergado por la política, se recibiría como abogado recién en 1942.

En los años universitarios tiene una mayor vinculación con la política, participando activamente del movimiento estudiantil. En 1930, opositor al gobierno de Leguía, ante el levantamiento de teniente coronel Sánchez Cerro, se integra como voluntario a la guardia urbana con el fin de preservar el orden en la ciudad. Un año después, en 1931, apoya el levantamiento popular en contra del intento de Sánchez Cerro de mantenerse en el poder; ante el envío de tropas a Arequipa, integra el batallón universitario para la defensa de la ciudad. Ese mismo año, participó en las jornadas de protesta obrero estudiantiles por los abusos de las autoridades. En 1933, fue elegido secretario general de la Federación de Estudiantes de Arequipa.

Entre los años 1935 y 1938, paralelamente a sus estudios universitarios, se desempeñó como profesor de historia del Perú en el Colegio Nacional de la Independencia Americana y de historia universal en el Colegio San Francisco de Sales.
Inicio de trayectoria política

En 1939 acepta la invitación de un grupo jóvenes vecinos de la Provincia de Castilla, muchos de ellos ex compañeros de la UNSA, e inicia su campaña para la diputación. Es el único candidato que recorre íntegramente toda la provincia, y logra el respaldo popular.[3] Así, representa a la provincia en la Cámara de Diputados en el periodo 1939-1945. De este periodo destacan su planteamiento de irrigar las pampas de Majes-Siguas, su oposición al proyecto de ley para prorrogar el periodo presidencial de Manuel Prado y las obras gestionadas en favor de la provincia, principalmente vinculadas a mejorar el sistema educativo y las vías de comunicación.

Propone[4] y gesta desde 1943, junto con Manuel J. Bustamante de la Fuente, Julio Ernesto Portugal, Ántero Peralta Vásquez, Manuel Segundo Núñez Valdivia y otros, el Frente Democrático Nacional, que quedaría oficialmente constituido en 1944. Se buscaba oponerse a los planes continuistas de Prado y restablecer las libertades constitucionales. Esta organización, que tuvo la particularidad de aglutinar a personalidades independientes, al Partido Comunista Peruano y al APRA, lleva a la presidencia en 1945 a Bustamante y Rivero.[5] [6]

En los comisios de 1945 es elegido diputado por la Provincia de Arequipa. No obstante, su periodo como representante se interrumpió con el golpe militar de Odría en 1948 y el consecuente cierre del Congreso. De este periodo destacan su designación como presidente de la comisión de hacienda en la primera legislatura, su oposición al proyecto de ley de imprenta del APRA por considerarlo restrictivo de la libertad de prensa, sus esfuerzos porque el Frente se mantenga fiel a sus principios e ideario y sus diversas gestiones en favor de la provincia, principalmente para mejorar el sistema de comunicaciones y de salud, defender las partidas presupuestales correspondientes a la UNSA y aumentar las tierras aprovechables para la agricultura mediante irrigaciones (ampliación La Joya y Majes-Siguas).

Ante la ruptura del Frente Democrático Nacional, funda a fines de 1946 el Partido Social Republicano junto con Jorge Basadre, Francisco Tamayo, Arturo Osores, Oscar Trelles, Alberto Sabogal y otros; como intento de crear una fuerza de centro, intermedia a la dicotomía aprismo/antiaprismo.
Oposición a Odría

Instalada la junta militar presidida por Odría en 1948, se ubica desde un primer momento como opositor al régimen. Sus actividades son vigiladas por la policía secreta, por lo que decide autoexiliarse en Puno para evitar represalias contra su familia.

A fines de 1949 retorna a Arequipa y organiza la Liga Democrática Nacional junto con Teodoro Núñez Ureta, Arturo Villegas Romero, Jaime Rey de Castro, Roberto Ramírez del Villar, Humberto Núñez Borja, entre otros. Este movimiento tenía por objetivo principal lograr que las elecciones convocadas por la junta militar para julio de 1950, en las que Odría anunció que participaría, se llevaran acabo con limpieza; para lo cual exigieron la derogatoria de la leyes represivas como la Ley de Seguridad Interior y la modificación de las normas electorales.

Participó activamente en la rebelión de Arequipa de junio de 1950, en la que integró el llamado Parlamento Trágico. La junta militar atribuyó los sucesos a la Liga, por lo que sus locales fueron clausurados, se adoptaron represalias contra sus dirigentes y se encarceló e invalidó la inscripción de su candidato a la presidencia, Ernesto Montagne Markholz. En ese contexto la Liga decide retirar todas las candidaturas presentadas a las elecciones, entre las que se encontraba la suya a la diputación por Arequipa.

En 1951 fue apresado en Arequipa bajo los cargos de conspirador y sufrió prisión política en el Panóptico. Luego de su liberación sufre hostilidad y vigilancia, por lo que nuevamente debe establecerse en Puno hasta 1954.

Lanza en abril de 1955 el manifiesto Invocación a la Ciudadanía junto con Héctor Cornejo Chávez, Mario Polar Ugarteche, Juan Chávez Molina, Alberto Flórez Barrón, Roberto Ramírez del Villar y Jaime Rey de Castro. En éste se hace una fuerte crítica al centralismo y se enfatiza la necesidad de que se lleven acabo elecciones verdaderamente democráticas en 1956, invocando a la ciudadanía a participar decididamente en ellas. Constituye en agosto de ese mismo año, con los ya citados y Mario Zolezzi Möller, el movimiento demócrata cristiano. Este movimiento, junto con el que posteriormente se formaría en Lima, fueron el germen del Partido Demócrata Cristiano.

Es uno de los protagonistas de la rebelión de Arequipa de diciembre de 1955 con la que se logra la caída del Ministro de Gobierno y Policía Alejandro Esparza Zañartu y se allana el camino para tener elecciones libres en 1956.
Democracia Cristiana

En enero de 1956 funda el Partido Demócrata Cristiano junto con los miembros del movimiento demócrata cristiano de Arequipa y los de Lima, entre quienes estaban Luis Bedoya Reyes, Ernesto Alayza Grundy y Luis Jaime Cisneros. Entre los postulados originales del partido están la defensa de la educación pública y la descentralización, así como el rechazo al individualismo, al capitalismo, al marxismo, al totalitarismo y todo tipo de dictadura.
Afiches de campaña por la Democracia Cristiana.

Es nominado a la diputación por el Departamento de Arequipa, saliendo electo para el periodo 1956-1962. En la Cámara, se opuso exitosamente al ascenso del coronel Meza Cuadra, debido al papel represor que éste cumpliera como prefecto de Arequipa en la Rebelión de 1950. Presenta el proyecto de ley y consigue junto a su bancada la creación de la Junta de Rehabilitación y Desarrollo de Arequipa, a raíz del terremoto de 1958. Se obtiene la derogatoria de la Ley de Seguridad Interior y modificaciones al sistema electoral. Continúa su impulso a los proyectos de irrigaciones, obtiendo que se profundicen los estudios sobre Majes-Siguas. Es un periodo muy activo en el que, junto a la representación demócrata cristiana, gestiona y obtiene muchas obras para el departamento, entre las principales: el Hospital de Aplao, la carretera de los pueblos altos, la variante Uchumayo, el Colegio Nacional Libertador Ramón Castilla, la electrificación de los pueblos del interior del departamento, etc.

Bajo la alianza entre el Partido Demócrata Cristiano y Acción Popular, es nuevamente elegido diputado por el Departamento de Arequipa para el periodo 1963-1969, interrumpido por el golpe militar del general Velasco Alvarado en 1968. Mantiene las líneas de acción de sus otros periodos en favor del departamento, destacando la creación de colegios, reparación de templos y obras de electrificación. Logra que el parlamento declare de interés nacional la publicación de la Historia Marítima del Perú. Elabora el proyecto y obtiene la aprobación de la ley sobre la celebración del sesquicentenario de la independencia, a través de la cual, entre otras acciones, se publica la Colección Documental de la Independencia del Perú y se erige el monumento a Juan Pablo Viscardo y Guzmán en Arequipa.
Juramentación como ministro de justicia.

Fue nombrado ministro de justicia en 1966. Se destacan de su gestión la realización del primer censo nacional penintenciario con miras a una reforma carcelaria y la campaña de moralización en la administración pública.
Acción Popular

En mayo de 1972, debido a sus convicciones democráticas, renuncia al Partido Demócrata Cristiano, luego de que en su V Asamblea se aprobara apoyar al régimen militar de Velasco Alvarado.

En 1978 Fernando Belaúnde Terry lo invita, junto con Valentín Paniagua, a integrarse al partido Acción Popular. Con este partido es elegido diputado por el Departamento de Arequipa para el periodo 1980-1985. Sus principales iniciativas fueron en materia de pensiones y de reglamento de la cámara, buscando una labor más eficiente y un adecuado régimen disciplinario; ambas fueron rechazadas. Como miembro de la Comisión de Constitución, elabora el dictamen (aprobado el 2 de octubre de 1980) devolviendo los diarios y medios de comunicación a sus propietarios. Continuó sus gestiones en favor del departamento.
[editar] Retiro

Si bien retirado de la política activa desde 1985, sus colaboraciones periodísticas como articulista han sido permanentemente solicitadas por diferentes diarios. En ellas se ha ocupado de sucesos y personajes políticos, así como de diversos aspectos de la reforma política, en especial abogando por el retorno al sistema bicameral, la renovación parcial del Congreso y la priorización de la labor de representación.[7]

Asimismo, ha sido entrevistado múltiples veces con posterioridad a su retiro, destacando su oposición a la estatización de la banca[8] y su posición crítica frente al primer gobierno de Alan García.[9] Además de su oposición a la reelección de Alberto Fujimori[10] [11] y su calificación como el peor gobierno de la historia.[12] Se ha pronunciado a favor del proyecto de Museo de la Memoria, con el cual se busca conservar la memoria y suscitar la reflexión en torno al periodo de violencia que sufrió el país durante las dos últimas décadas del siglo XXI, generado fundamentalmente por la acción terrorista de Sendero Luminoso.[13]
Aportes a la Historia

El libertador Simón Bolívar ha merecido especial atención en su labor como historiador. Así, constituyó en 1969 la filial Arequipa de la Sociedad Bolivariana del Perú, la cual presidió hasta 1989. En ese año fue elegido presidente de la Sociedad Bolivariana del Perú, la cual presidió hasta 1997. Sobre Bolívar ha realizado múltiples conferencias y escrito innumerables artículos. En el año 1990 publicó un libro sobre el libertador titulado Bolívar.

Otro personaje que ha sido materia central de sus trabajos como historiador es el precursor de la independencia Juan Pablo Viscardo y Guzmán, jugando un importante papel en su difusión. Logró que en 1966 se construyera el primer monumento al precusor, fue en su tierra natal: Pampacolca. En el año 2002 publicó el libro Juan Pablo Viscardo y Guzmán, ideólogo y promotor de la independencia hispanoamericana.

Cumpliendo una promesa que le fuera exigida por el historiador Jorge Basadre,[14] terminó la redacción de sus memorias en 1996; las cuales tituló en una época que se denostaba de los políticos Político por vocación. Testimonio y memorias. Este libro fue presentado en Lima en el auditorio del Ilustre Colegio de Abogados de Lima la noche del 14 de octubre de 1996, con discursos del historiador Franklin Pease y del ex presidente Valentín Paniagua; y en Arequipa con discurso del ex diputado Jaime Rey de Castro.

En el año 2006 publicó un libro dedicado a Francisco Javier de Luna Pizarro titulado Justicia sin crueldad, revelando una serie de cartas inéditas de quien fuera el primer presidente del primer Congreso Constituyente del Perú.
 Obras

    * Bolívar. Lima: Brasa. 1990.
    * Político por vocación. Testimonio y memorias. Lima: Fundación M.J. Bustamante de la Fuente. 1996.
    * Juan Pablo Viscardo y Guzmán. Ideólogo y promotor de la independencia hispanoamericana. Lima: Fondo Editorial del Congreso de la República. 2002.
    * Justicia sin crueldad. Cartas inéditas (1813-1854) de Francisco Javier de Luna Pizarro, fundador de la República. Lima: Fondo Editorial del Congreso de la República. 2006.

Premios y reconocimientos

    * El 05 de mayo de 1967 fue condecorado con la Orden del Servicio Civil del Estado en el grado de Gran Cruz.
    * El 24 de enero de 1985 se le otorgó la Medalla de Honor del Congreso de la República, en reconocimiento por su trayectoria política y contribución a la defensa de la democracia.
    * El 30 de mayo de 1985 la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la moción de orden del día por medio de la cual se le rindió homenaje por su labor parlamentaria.
    * En 1989 es condecorado por el Gobierno de Venezuela con la Orden del Libertador en el grado de Gran Cordón.
    * En noviembre de 1994 recibió la Medalla de Oro de la Ciudad de Arequipa, la cual le fue otorgada por el municipio por su trayectoria democrática.
    * El 15 de agosto de 1998 la Asociación Cultural Arequipa AREQultura le rindió homenaje, el discurso de orden estuvo a cargo de Juan Chávez Molina.
    * En el año 2000 recibió un Diploma de Honor por parte del alcalde de Arequipa, el rector de la UNSA y el decano del Colegio de Abogados de Arequipa, por su destacada participación en la rebelión de Arequipa de 1950, en defensa de la libertad y la democracia.
    * El 10 de diciembre de 2004 el Colegio de Abogados de Arequipa incorporó su retrato a la Galería de Jurisconsultos Ilustres, por su defensa de la juridicidad en el país.
    * El 10 de diciembre de 2007 se le confirió la Medalla de Honor del Tribunal Constitucional en primer grado José Faustino Sánchez Carrión, por haber cumplido una actuación distinguida en el ámbito político, profesional y académico en defensa de los principios y valores del consitucionalismo y del estado social y democrático de derecho.
    * El 13 de junio de 2008 se le otorgó la distinción de Hijo Predilecto de Arequipa por parte de la Municipalidad Provincial de Arequipa, en mérito y reconocimiento a su aporte democrático y por la defensa de los intereses de Arequipa y sus Provincias.
    * El 18 de mayo de 2009 fue homenajeado por su centenario en un acto público celebrado en el Palacio de los Libertadores, ubicado en el Distrito de Pueblo Libre. Los discursos de orden estuvieron a cargo del historiador arequipeño Eusebio Quiroz Paz Soldán, Luis Bedoya Reyes y Javier Alva Orlandini. Sorpresivamente, se hizo presente el presidente de la república quien también le dirigió unas palabras de elogio.[15] [16] Entre la masiva concurrencia, resultó llamativo el reconocimiento de políticos de tendencias disímiles como Javier Diez Canseco, Martha Hildebrandt, Anel Townsend, Isaac Humala, Augustín Haya de la Torre, Javier Silva Ruete, entre otros.[17]
    * El 15 de agosto de 2009, el Club Departamental Arequipa colgó una fotografía suya en uno de los salones de su local ubicado en la ciudad de Lima.
    * El 03 de septiembre de 2009, la Universidad Católica San Pablo de Arequipa le rindió homenaje con ocasión del VI aniversario de su Facultad de Derecho. El homenaje se dio en razón a su calificada trayectoria democrática en defensa del Estado de Derecho.[18]

Bibliografía

    * Arce Espinoza, Mario Rommel (2009). Javier de Belaunde. Una trayectoria al servicio de Arequipa. Arequipa: Gobierno Regional de Arequipa.
    * de Belaunde Ruiz de Somocurcio, Javier (1996). Político por vocación. Testimonio y memorias. Lima: Fundación M.J. Bustamante de la Fuente.
    * García Belaunde, Víctor Andrés (1988). Los ministros de Belaunde. 1963-1968. 1980-1985. Lima: Minerva. pp. 121-124.
    * Rey de Castro López de Romaña, Jaime (ed.) (1985). Testimonio de una generación: los social cristianos. Lima: Universidad del Pacífico. pp. 161-189.
    * Tauro del Pino, Alberto (1987). Enciclopedia ilustrada del Perú. Tomo 1. Lima: Peisa. pp. 278-279.

Referencias

   1. ↑ Diario El Comercio, 25 de mayo de 2009, p. a8.
   2. ↑ Arce Espinoza, Mario Rommel (2009). p. 14.
   3. ↑ Arce Espinoza, Mario Rommel (2009). pp. 41-42.
   4. ↑ Basadre, Jorge. La vida y la historia. Segunda edición. Lima: Industrial gráfica. 1981. p. 674.
   5. ↑ Basadre, Jorge (1981). pp. 674-679
   6. ↑ Post de Fernando Tuesta Soldevilla
   7. ↑ Ver: Enlaces Externos.
   8. ↑ Diario El Comercio, 22 de agosto de 1987, p. a6.
   9. ↑ Diario Expreso, 18 de octubre de 1989, p. 6.
  10. ↑ Diario El Sol, 21 de mayo de 1999, p. 6a.
  11. ↑ Diario La República, 23 de marzo de 2000.
  12. ↑ Diario El Comercio, 23 de octubre de 2006, p. a8.
  13. ↑ Revista Caretas, 21 de mayo de 2009, p. 55.
  14. ↑ Arce Espinoza, Mario Rommel (2009). pp. 220-221.
  15. ↑ Nota de Prensa N° 2571, Presidencia de la República.
  16. ↑ Nota Agencia Andina (AND233459) Fecha: 18/05/2009
  17. ↑ Ver referencia 1, supra.
  18. ↑ Diario El Pueblo, 04 de septiembre de 2009, p. 02.

Véase también

    * Acción Popular
    * Partido Demócrata Cristiano

Enlaces externos

    * Colabora en Wikiquote Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Javier de Belaunde. Wikiquote
    * Alarmante descrédito del Congreso. Artículo publicado en La República el 27/08/08
    * Bicameralismo para consolidar la democracia. Artículo publicado en La República el 09/10/08
    * La renovación del Congreso. Artículo publicado en La República el 11/09/08
    * Valentín y la reconstrucción moral. Artículo publicado en La República el 03/11/07
    * 1955: rebelión de Arequipa. Artículo publicado en La República el 04/12/08
    * Es importante recuperar la bicameralidad. Entrevista en La República publicada el 16/06/08
    * ¡Cien años de puro punche político! Nota sobre su centenario publicada en El Comercio el 17/05/09
    * El centenario rugido del legendario León del Sur. Crónica sobre homenaje por centenario publicada en El Comercio el 25/05/09
    * Demócrata centenario. Nota sobre centenario publicada en la Revista Domingo de La República el 17/05/09
    * Dos anécdotas. Columna del director del diario Correo Arequipa, Rubén Collazos, sobre participación en rebeliones de 1950 y 1955 publicada el 22/05/09
    * Cartas inéditas de Luna Pizarro. Reseña sobre el libro Justicia sin crueldad publicada en La República el 11/11/06
    * Audio del Programa Pluma y Oído del periodista José Perla Anaya emitido el 25/05/09 por la Coordinadora Nacional de Radio
    * Reportaje del canal Enlace Nacional de la distinción como hijo predilecto de Arequipa
    * 100 de don Javier. Artículo de Federico de Cárdenas publicado en La República el 17/05/09
    * De Belaunde, centenario. Artículo de Juan Carlos Soto publicado en La República Edición Región Sur el 06/09/09
    * Audio de entrevista en el programa Ampliación de Noticias de Radio Programas del Perú emitido el 16/05/09 [1]
    * Nota de la Municipalidad Provincial de Arequipa sobre la presentación de libro Javier de Belaunde. Una trayectoria al servicio de Arequipa llevada a cabo el 12/06/09 [2]